Nike International Ltd. c/ Deremate.com de Argentina S.A. s/ cese de uso de marcas – daños y perjuicios #come rcioexterior #economia #fraude #legislacion

Partes: Nike International Ltd. c/ Deremate.com de Argentina S.A. s/ cese de uso de marcas – daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: I

Fecha: 5-may-2015

Cita: MJ-JU-M-94627-AR | MJJ94627 | MJJ94627

Procedencia de la acción de daños interpuesta por una firma propietaria de una marca deportiva por infracciones marcarias cometidas a través de una plataforma on line de comercialización de bienes.

Sumario:

1.-El titular de una plataforma on line de comercialización de bienes es responsable de las infracciones propias o de terceros, por los daños ocasionados al titular de una marca deportiva notoria por la venta a través de su portal de productos apócrifos que portan la referida marca,en tanto, las conductas realizadas por el emplazado de contratar el servicio de ‘keywords’ para optimizar las ofertas y la provisión de un servicio de pago on line que presta asistencia para la concreción de las operaciones, desvirtúan su condición de mero anunciante neutral o pasivo.

2.-Aún cuando se constataron infracciones marcarias, la pretensión de la empresa titular de una marca notoria deportiva de que una plataforma de subastas on line cese en toda comercialización de productos identificados con su marca debe rechazarse, pues, se trata de un sistema de comercialización dinámico que incluye transacciones lícitas -por ejemplo, el propietario de un producto legítimo que lo ofrece en venta como usado-, ello sin perjuicio de la obligación de la demandada de utilizar medios tecnológicos para filtrar y eliminar anuncios de productos en ostensible violación de los derechos de la accionante.

3.-Toda vez que se ha probado infracción marcaria respecto de ciertos productos falsificados anunciados/ofrecidos por usuarios/vendedores en el sitio on line de la demandada, y se ha probado un daño por descrédito y banalización de la marca de la actora, pues la venta de zapatillas -incluso legítimas- sin sus envoltorios originales afecta la imagen de la marca, corresponde hacer lugar al resarcimiento de los daños efectuado por la firma accionante propietaria de una marca deportiva notoria.

4.-La pretensión de publicar la sentencia que condena a una empresa titular de una plataforma de subastas on line a dar de baja del sitio a los anuncios de productos en infracción de los derechos marcarios de la actora, a cesar en la utilización de esa marca en el sistema de keywords y a resarcir a esta por los daños ocasionados por las conductas de terceros y propias en infracción marcaria, debe rechazarse, pues es la solución que se impone ante la carencia de una legislación específica sobre el tema y por el actual estado de comprensión de los litigios vinculados a las nuevas tecnologías.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 5 días del mes de mayo de 2015, se reúnen los jueces de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal para dictar sentencia en los autos mencionados en el epígrafe. De conformidad con el orden del sorteo efectuado, la doctora María Susana Najurieta dijo:

1. La sentencia de fs. 1781/1787 hizo lugar parcialmente a la demanda promovida por NIKE International Ltd. contra DeRemate.com de Argentina S.A. y la encontró responsable de no haber sido lo suficientemente diligente en el cumplimiento del convenio entre partes celebrado en el año 2005 -en el expediente n° 15.640/04- y de no haber actuado de manera eficiente ante la implementación del sistema -en cumplimiento de la medida cautelar dictada oportunamente- de suerte de evitar la repetición de violaciones a los derechos de la marca notoria de titularidad de la actora. Una vez fundada la responsabilidad en estos términos, la sentencia estimó que el daño invocado era de difícil definición y que el reclamo debía ser considerado de monto indeterminado, fijando prudencialmente la cuantía del resarcimiento en la suma de $ 150.000 (considerando IX in fine). El señor juez a-quo dispuso, asimismo, que la parte resolutiva de la sentencia debía ser publicada en el diario designado a fs. 1787, a costa de la parte vencida. En cuanto a las costas, las impuso totalmente a cargo de la parte demandada.

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandada a fs. 1790, recurso que fue concedido a fs. 1791. La parte actora dedujo apelación a fs. 1794, que fue concedida a fs. 1795. También se interpusieron apelaciones en materia de honorarios a fs. 1790, en el otrosí de fs. 1790, a fs. 1796, fs. 1800, fs. 1802 y fs. 1807, todos ellos concedidos.

El memorial de la parte demandada corre a fs. 1823/1841 y mereció la contestación de la parte actora a fs. 1919/1937. Los agravios de Nike International Ltd. constan a fs.1842/1856, y merecieron la respuesta de la contraria a fs. 1858/1867.

3. La parte demandada solicita la revocación total de la sentencia, a la que califica de arbitraria por vicio de incongruencia. Por ello, su primer agravio consiste en una petición de nulidad, por cuanto entiende que la responsabilidad atribuida por el magistrado excede el themadecidendum e, incluso, el alcance del convenio que el señor juez consideró vigente. En este orden de ideas, la recurrente afirma que la supuesta negligencia o ineficacia de la demandada a fin de evitar nuevas infracciones o en cumplir el convenio del año 2005, eran cuestiones que no estaban comprendidas en la demanda y en sus ampliaciones.

Seguidamente, formula distintos reproches, que pueden ser sucintamente presentados del modo siguiente: a) no existe prueba que sustente la supuesta ineficiencia de las políticas del sitio (de protección de la propiedad intelectual) ni de la morosidad en el cumplimiento de lo ordenado por la medida cautelar dictada el 13 de noviembre de 2008; b) el juez a-quo omite constancias que demuestran que la actora no siguió el procedimiento convenido según las cláusulas contractuales y que no hubo notificación de las supuestas “reincidencias en la infracción”; c) no están probadas las conductas de infracción que hubiera desplegado la demandada; en tal sentido, no bastan las actas de constatación de avisos de productos que llevan la marca de la actora:ello no significa prueba de la infracción, pues no hay “uso de marca” por la demandada y no existe prueba de que los productos fuesen apócrifos; d) la actora sostiene la presencia en el sitio de “dos reincidentes” pero no demuestra que siguió el procedimiento convenido de “alertar” sobre las nuevas infracciones de esos reincidentes, lo que hubiera dado lugar a que la demandada siguiera los pasos de los “Términos y condiciones” contratados con los usuarios/oferentes; e) no procede la admisión de resarcimiento alguno pues no hay prueba del daño en relación causal con una infracción, habida cuenta que no se probó infracción marcaria de la demandada; f) son irrelevantes los argumentos relativos al lucro de la demandada, pues es evidente que desarrolla una actividad comercial con fines de lucro; y g) finalmente, el apelante considera improcedente la obligación impuesta de publicar la parte resolutiva del fallo.

4. La parte actora ha expresado agravios a fs. 1892/1856. Considera que la sentencia debe ser revocada parcialmente puesto que el acogimiento de la demanda sólo en cuanto a la responsabilidad por falta de diligencia y por omisión de dar de baja al usuario denunciado como infractor reincidente, es completamente insuficiente. En particular, los agravios pueden ser resumidos del siguiente modo:a) la sentencia es imprecisa pues no especifica cuáles son los datos del usuario/oferente que deben ser recabados por la demandada, apartándose incluso de lo dispuesto por el Tribunal en la medida cautelar del 13/11/2008; aduce que esos datos de identificación deben ser corroborados por la demandada antes de admitir la oferta de los productos en el sitio; b) el a-quo no ha aceptado claramente que la demandada realiza una función de intermediación o corretaje y que está obligada por las normas jurídicas que rigen esta figura; c) la sentencia tampoco establece que ha habido un “uso marcario” indebido, que debe ser resarcido; en este orden de ideas, sostiene que el encuadramiento de la responsabilidad es incorrecto y agrega que, si la demandada no es capaz de controlar los productos que se comercializan en su plataforma, debe ser solidariamente responsable del daño; d) reprocha a la sentencia el equivocado cálculo de la cuantía del resarcimiento; afirma que la demandada es una de las principales plataformas de subastas on-line y estima que el daño no debe ser menor a $ 450.000; y e) finalmente, considera insuficiente la publicación de la parte resolutiva de la sentencia, que no tiene ningún valor ejemplarizante.

5. Debo referirme en primer lugar a la impugnación de nulidad de sentencia que ha planteado la demandada en su recurso. Aduce vicio de incongruencia, es decir, defectos de la sentencia y no vicios del procedimiento que ha precedido su dictado. En este supuesto, los vicios in iudicando pueden ser remediados al considerar los agravios planteados en la apelación (art. 253 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación; Cám.Nac.Com., Sala E, 6/10/99, “Novipol SA s/concurso preventivo s/incidente de verificación por Brandan Darío”, Cam.Nac.Com. Sala B, 30/6/2003, JA 2003-IV-362; Arazi R./Rojas Jorge A., Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, 3° edición ampliada y actualizada, Tomo II, RubinzalCulzoni Editores, Buenos Aires, 2014,p.64/65). En efecto, cuando la sentencia adolece de vicios de forma o de construcción, o se la impugna en virtud del principio de congruencia, los errores -en caso de existir- pueden ser reparados por medio del recurso de apelación, en el que el tribunal de alzada puede examinar los agravios apreciando los hechos y el derecho con plena jurisdicción (Cám.Nac.Com, Sala D, 30/7/2013, “Bloj Samuel s/Quiebra) . Propiciaré, pues, desestimar esta primera impugnación de la demandada para adentrarme en el tratamiento de los agravios.

En atención a la reiteración de las posiciones de las partes litigantes a lo largo de los años en que se ha desarrollado el conflicto, me parece conveniente señalar que he leído minuciosamente todo el material de las causas n° 15.640/04, n° 980/08 (medidas cautelares) y n° 2060/08 (cese de uso de marcas y daños y perjuicios), pero mis argumentos se ceñirán a los aspectos conducentes para la solución del caso (Fallos 262: 222; 278: 271; 291: 390; 308: 584; 331: 2077″ ), limitándome a expresar las razones de hecho, prueba y derecho que conducen a la correcta solución de la controversia, metodología que la Corte Suprema de Justicia ha calificado de razonable y que, en materia de selección y valoración de la prueba tiene específico sustento normativo en el artículo 386, segunda parte, del Código Procesal (esta Cámara, Sala I, causa 4941/04 del 24/5/07; Sala II, causa n° 748/02 del 2/7/08, entre otras muchas).

6. El primer enfrentamiento entre las posiciones de las partes litigantes Nike International Ltd.y DeRemate.com de Argentina S.A., se produjo en el año 2004, en el expediente n° 15.640/04, en donde la actora pretendió el “cese de todo uso” de sus marcas NIKE (y diseño) n° 1.716.125 y n° 1.752.787 (anexa), ambas de clase 25, como así también de cualquier diseño que pudiera ser confundible, y reclamó la aplicación de los artículos 35 y 39 de la ley 22.362, más resarcimiento de daños y perjuicios y la publicación de la sentencia. Las partes pidieron tiempo para negociaciones y pusieron fin a ese juicio mediante el acuerdo conciliatorio que corre a fs. 155 de esa causa (de mayo de 2005, agregado a fs. 1321 de este expediente n° 2060/08), que fue considerado vigente en las resoluciones dictadas por esta Sala a fs. 723/725 y fs. 830 del expediente n° 980/08.

Por ese convenio, la demandada reconoció los derechos de Nike International Ltd. sobre sus registros marcarios y se comprometió a combatir mediante la utilización de diferentes medios tecnológicos y humanos “a que no se publiquen en el futuro artículos que sean ilegales o infrinjan de alguna manera los derechos de propiedad de Nike (ejemplos “Tipo Nike-Simil Nike-Réplica Nike” o cualquier otra alusión al respecto)”. El punto 3 del acuerdo dio lugar a diferencias interpretativas en su aplicación. Según su texto, si el producto contiene la referencia a NIKE con las voces “Simil-Tipo-Réplica o cualquier otra alusión al respecto”, una multa sería operativa si el producto en infracción se comercializa en el sitio de la accionada y permanece publicado por un plazo mayor de 24 horas. Si existen artículos NIKE que no sean originales o permitidos, la multa operará si tal artículo no es dado de baja dentro de las 24 horas de haber sido recibida una “notificación de alerta” por parte de Nike International Ltd.El convenio acordó: a) un monto por “daños y perjuicios y costos por la comercialización de la mercadería en infracción”, b) la renuncia al reclamo recíproco de eventuales daños y perjuicios que la medida les hubiese causado, y c) la afirmación que “el derecho renacerá en el supuesto de incumplimiento del presente acuerdo”.

El expediente n° 980/08 fue iniciado en febrero de 2008, ante la verificación por parte de Nike International Ltd. de infracciones a sus marcas, registros n° 1.630.228, 1.716.125, 1.630.230, todos ellos en clase 25, más el registro 1.664.802 en clase 28, registro n° 1.715.347 y n° 1.630.229, ambos en clase 18; registro n° 1.645.765 en clase 14 y 1.644.804 en clase 9. La pretensión consistió en cesar provisionalmente en todo uso y/o explotación de las marcas Nike International Ltd. a través del sitio internet, suspendiendo la publicación para subasta y/o venta de cualquier tipo de mercadería identificada con las marcas de la actora, “hasta tanto pueda identificarse en forma fehaciente a todos los oferentes de productos con marcas de mi mandante y asegurar que se respeten los derechos de propiedad de Nike” (fs. 300/303, causa n° 980/08). La medida cautelar fue otorgada con el alcance amplio solicitado por la parte actora mediante la resolución del 16 de julio de 2008 (fs. 739 del expediente n° 980/08, tras la intervención de esta Sala de fs. 723/725).

Al conocer por apelación, este Tribunal dictó la sentencia del 13 de noviembre de 2008 (fs. 830 del citado expediente), en la cual constató que el régimen acordado en el convenio de 2005 -que tuvo por vigente- no había sido suficiente para evitar la violación de los derechos de Nike International Ltd., y que tampoco habían sido eficientes las obligaciones que surgían de los “Términos y Condiciones” para el uso de la plataforma según la reglamentación implementada por DeRemate.com de Argentina S.A.En esa resolución se hizo mérito de lo siguiente: a) que en el año 2007 se verificaron anuncios ofreciendo la venta de productos en infracción de la marca Nike de titularidad de la actora; y b) que el infractor tuvo oportunidad de reiterar su conducta sin la consecuencia de que se cancele su contrato de usuario de la plataforma. Ahora bien: esta Sala consideró que la medida cautelar dictada en la primera instancia revestía cierta desmesura, por cuanto eliminaba a priori la comercialización por vía electrónica de productos legítimos de segunda mano o de productos legítimos en operación de reventa. Por ello, y sin perjuicio de mantener la vigencia de las obligaciones del convenio de mayo de 2005, el Tribunal ordenó que DeRemate.com de Argentina S.A. informe a Nike International Ltd. la identificación completa -en los términos del considerando 4° de la resolución- del usuario oferente de productos Nike, en ocasión de recibir la “notificación de alerta”. Pese a la discusión de las partes sobre el punto, considero que la expresión “información completa” -en el contexto de la decisión- no ofrecía dudas: se refería al nombre completo, inscripción registral en caso de ser persona jurídica, domicilio y dirección electrónica, número telefónico y de identificación fiscal (cuit o cuil) del presunto infractor. La Cámara estableció en esa oportunidad (13/11/2008) que “en tanto la parte demandada no comunique al Juzgado que se encuentra en condiciones tecnológicas de cumplir con esta resolución, se mantendrá la traba de la medida cautelar con el alcance dispuesto a fs. 739-” (fs. 831 del expediente de medidas cautelares; agrego el resaltado al texto original). Esa decisión fue notificada el 14 de noviembre de 2008.

Consta en ese expediente que recién el 30 de julio de 2009 (ocho meses más tarde) la parte demandada comunicó que estaba en condiciones tecnológicas de identificar a los oferentes y de comunicar a Nike International Ltd.tales datos no bien recibida la notificación de alerta (fs. 919).

7. Mi primera conclusión es que desde noviembre de 2008, la demandada DeRemate.com de Argentina S.A. ha recibido la orden del Tribunal de informar inmediatamente a Nike International Ltd. -no bien esta última le dé la notificación de alerta de la presunta infracción- la identificación completa -en los términos de la medida cautelar del 13 de noviembre de 2008, considerando 4°- del usuario/oferente presunto infractor.

Ello significa que la carga de proceder a la “vigilancia activa” para detectar las infracciones pesa sobre el titular de la marca notoria Nike International Ltd. También significa que el sistema de registro de usuarios/oferentes debe ser idóneo y eficiente, al menos cuando se hallen involucradas marcas notorias como la de la actora. Si el sistema pretendiese recoger los datos identificatorios reales, incluyendo clave de identificación fiscal, sólo después de la notificación de “alerta por infracción”, difícilmente sería oportuna la reacción del titular marcario contra el infractor.

Lo anterior no es óbice a la obligación de la demandada de efectuar sus propios controles sobre su sitio de ventas on line a fin de responder al convenio firmado con la actora y/o a su propia política de protección de la propiedad intelectual.

Destaco lo siguiente: hasta la comunicación del 30/7/2009, la Cámara dejó vigente la medida cautelar otorgada por el señor juez de primera instancia a fs. 739, con el alcance indicado en esa resolución. Por ello, desde el 14 de noviembre de 2008 hasta el 30 de julio de 2009, la demandada debió cesar provisoriamente en todo uso y explotación de las marcas de Nike International Ltd. a través del sitio http://www.deremate.com.ar, suspendiendo la publicación para subasta y/o venta de mercadería identificada con las marcas de la actora invocadas en este litigio.Si bien este alcance fue juzgado excesivo, la Cámara lo dejó en pie hasta la comunicación del 30/7/2009, abarcando por tanto los productos ostensiblemente ilegítimos (símil o réplica o “iguales” a los productos originales Nike) o presuntamente ilegítimos o incluso los que pudieran ser legítimos. La demandada debió, en su propio interés, implementar rápidamente un sistema para registrar a los usuarios/oferentes de productos con marcas Nike con datos completos y conservar tal información a fin de facilitarla a la actora no bien ésta comunicaba una notificación de alerta. El cese de la medida que fue juzgada “excesiva” estuvo en manos de la demandada, que tardó ocho meses en comunicar que estaba en condiciones tecnológicas de informar los datos identificatorios completos de los usuarios/oferentes.

A partir del 30/7/09 debió regir la medida cautelar dictada por esta Sala a fs. 830/831, que dispuso: a) la obligación de la notificación de alerta de infracción, a cargo de Nike International Ltd.; b) la inmediata información a la actora por parte de DeRemate.com de Argentina S.A. de los datos identificatorios completos del infractor denunciado; y c) la baja del sitio del aviso u oferta dentro de las 24 hs. (según la obligación convenida en el convenio de mayo 2005, que se estimó vigente).

8. La parte demandada ha sostenido que no hubo infracción ninguna, que no se probó que los productos anunciados fuesen apócrifos y que no existió uso marcario ilícito o no autorizado por parte de DeRemate.com de Argentina S.A. (fs.1750vta/1751; fs, 1830vta./1834).

Un primer punto es que la actora es titular de marcas notorias en la República Argentina y que su pretensión esencial en el juicio ordinario fue el cese del uso ilegítimo de sus marcas y el resarcimiento de los daños y perjuicios causados en el pasado y en el presente por conductas ilícitas, que el demandante atribuyó al titular de un sitio de subastas y/o encuentros y/o ventas de usuarios oferentes y compradores on line.

En palabras de DeRemate.com de Argentina S.A., ella no ofrece una “tienda virtual” sino que es titular de una plataforma donde vendedores y compradores se encuentran para intercambiar información y realizar transacciones de comercio electrónico respecto de una amplia gama de productos y servicios, a precio fijo o en subasta (fs. 1348).

Ello significa que la demandada es un prestador de servicios en Internet y que el conflicto está enmarcado por un conjunto normativo constituido por el artículo 42 de la Constitución Nacional, los artículos 6 bis y 10 bis, párrafos 2 y 3, del Convenio de Paris, artículos 16.1 y 16.2 del ADPIC, la ley 22.362, la ley 22.802, la ley 24.244 y sus normas modificatorias y complementarias y, supletoriamente, las normas de derecho común relativas a la responsabilidad civil por daño. En ausencia de legislación específica sobre la actividad de los intermediarios que administran una plataforma de subastas o de encuentros on line entre usuarios/oferentes y compradores, es necesaria la interpretación y aplicación sistemática del bloque normativo, tarea propia del juez -en virtud del principio iuranovit curia-, que deja sin sustento la impugnación por violación al principio de congruencia.

9. Considero que las conductas en infracción pueden dividirse en tres grupos, a saber:a) la oferta en la plataforma http://www.deremate.com.ar de productos apócrifos identificados con la marca notoria de la actora o con una marca similar o extremadamente próxima (tal el caso del Anexo sub-‘c’ o del Anexo sub-‘d’ de la documentación del expediente 980/08, fs. 818, constancias del 23/10/2008, donde se ofertan zapatillas “NIKKE” a $ 299; en el mismo sentido, constancias del 25/8/09 de fs. 928 de ese expediente, donde se ofrecen “zapatillas Knup Sport iguales a las Nike Shox” a $ 169); b) las ofertas que suscitaron las Actas del 2/11/2007 y 8/11/2007 (zapatillas Nike Shox NZ R4; Nike ShoxMonster; Nike Shox R4; Nike Shox TL3), Actas del 18/11/08 (zapatillas Rf V5 Tenis, zapatillas de dama Blazer Low), Acta del 13/2/2008 (zapatillas Nike Shox R4 Doradas/negro; zapatillas Nike Shox todos los modelos 2007/2008), en fojas 39/40, 86 y 211; fs. 130/131; fs. 841, 852 y 865; y fs. 106 del expediente nº 980 /08); en estos supuestos no existe prueba fehaciente de que fueran productos apócrifos; por los términos de las respectivas ofertas (por ejemplo, anunciadas como “producto original traído a pedido del comprador”), parecen productos nuevos que se revenden sin caja y por un precio inferior, puestos a disposición del comprador por un canal de importación o de distribución desconocido; y c) la utilización de la marca notoria de la actora como “palabra clave” que pone en movimiento el sistema de enlaces privilegiados, contratado por la demandada con los buscadores Google y Yahoo!, conducta que abordaré en el considerando 10º.

Los supuestos señalados en el apartado ‘b’ han suscitado una profusa argumentación de la demandante, que reclama por violación a derechos fiscales o aduaneros. En el contexto de las partes enfrentadas en este litigio, estimo que Nike International Ltd.tiene derecho a conocer los datos identificatorios completos de los usuarios/oferentes en las condiciones descriptas a fin de estar en situación de denunciarlos ante los organismos públicos competentes si lo cree conveniente, con sustento en su interés legítimo a defender la competencia leal en el mercado argentino, sea real o virtual.

10. De conformidad con la constancia de fs. 1565 de esta causa nº 2060/08, DeRemate.com de Argentina S.A. ha utilizado el término “nike” como palabra clave para activar la conducción de los usuarios de http://www.google.com.ar al sitio http://www.deremate.com.ar. A fs. 1645 también consta que la demandada ha contratado enlaces patrocinados en Google utilizando como keywords las voces “zapatillas nike”, habiendo obtenido 1745 ingresos con esas palabras. Yahoo! de Argentina SRL informó a fs. 1660 que, en el pasado, contrataron con DeRemate.com de Argentina S.A. “resultados patrocinados”, si bien no tiene registro de las palabras clave utilizadas. Según el dictamen del perito contador, la demandada -que no presentó libros a partir de la transferencia de sus acciones a Mercado Libre Inc. el 5/9/2008- contrató el servicio “search marketing” de Yahoo!, a fin de que su negocio apareciera en cabeza de la lista de resultados; acuerdos similares existieron con la firma Google Inc. (fs. 1615 del dictamen pericial).

Ahora bien: la demandada no es competidora de la actora en la provisión de productos, sino que ha utilizado la marca notoria “Nike” con finalidad comercial para captar clientela para operar e interactuar en su propia plataforma on line, donde sí aparecen avisos de competidores de Nike International Ltd. La contratación de estos servicios “keywords” o enlaces privilegiados revela una actividad de la demandada que beneficia a los anunciantes de la plataforma, en la medida en que favorece mayor clientela.Se produce una asociación entre la referencia a palabras clave -idénticas a la marca notoria de titularidad de Nike International Inc.- y la posibilidad de comprar productos de esa marca en el sitio on line http://www.deremate.com.ar.

Esta asociación causa daño al titular de la marca en razón de la dilución del signo notorio y de la posible confusión del público consumidor, en tanto el internauta desconoce si se trata de productos legítimos del titular marcario o de un tercero autorizado por aquél, o de productos falsificados.

En este contexto, el titular de la marca notoria tiene derecho a hacer cesar el uso de su marca como palabra clave en los servicios que brindan los buscadores Google y Yahoo! para promocionar el servicio de subastas/ventas on line que administra la demandada (doctrina del fallo de la CJUE, caso C-324/09 “L’Oréal S.A. y otros c. eBay International AG y otros”, del 12/7/2011, considerando 97). La contratación de estos servicios revela una conducta de la demandada que beneficia a los anunciantes de su plataforma y, desde este ángulo, DeRemate.com de Argentina S.A. no puede sostener que su servicio de intermediación sea pasivo o neutral: su conducta optimiza las posibilidades de los oferentes y conlleva un mayor lucro por el posicionamiento de un mayor número de ofertas.

11. La actora reprocha a la sentencia ser extremadamente imprecisa en cuanto al fundamento de la responsabilidad, por no haber reconocido el carácter de “corredor comercial” de la demandada y no haber especificado las infracciones marcarias.La demandada sostiene que no se ha probado ninguna infracción, ni procede ninguna responsabilidad puesto que no hay daño en vinculación causal con su actuación de mero administrador de una plataforma de anuncios de terceros.

Es claro que la demandada explota un mercado electrónico en el que aparecen anuncios de productos ofrecidos en venta por usuarios oferentes previamente registrados en el sitio, quienes se obligan a respetar los “Términos y condiciones” y toman conocimiento de las políticas del sitio de protección a la propiedad intelectual. Tal como se detalló en el considerando 9º precedente, estas políticas han sido insuficientes para evitar que se concretara la comisión de actos dañosos a los derechos del titular de la marca notoria “NIKE”. Ciertamente, en los supuestos detallados en los apartados ‘a’ y ‘b’ de dicho considerando, los actos de infracción marcaria y de competencia desleal los han cometidos los terceros oferentes/vendedores. En el supuesto del considerando 10º, la contratación del servicio de “keywords” de los buscadores, utilizando la marca notoria de la actora, configura una infracción marcaria realizada por la demandada que consiste en captación de clientela para el propio servicio, confusión del consumidor y dilución de marca notoria ajena.

El titular de la plataforma on line es responsable de las infracciones propias -considerando 10º- y de las ajenas por operaciones de terceros, a condición de que desempeñe un “rol activo” en tales operaciones (Palazzi Pablo A., “La responsabilidad civil del mercado virtual por oferta de productos en infracción al derecho demarcas: el caso “L’Oréal v. eBay” de la Corte europea de Justicia”, El Derecho 244-p. 52). La demandada ha realizado dos conductas que desvirtúan su condición de mero “anunciante” neutral o pasivo, a saber:la contratación del servicio de “enlaces patrocinados” o “keywords” para optimizar las ofertas de los usuarios/vendedores, y la provisión de un servicio de pago on line, que presta asistencia en ocasión de la concreción de las operaciones.

En caso de no haber tenido un papel activo, igual sería responsable cuando hubiera tenido conocimiento efectivo de la actividad ilícita de un tercero (es decir, del carácter presuntamente ilícito de las ofertas de venta o subasta de sus clientes registrados) y, en este supuesto, si no hubiese actuado con prontitud. Esta hipótesis fue la única examinada en ocasión del dictado por este Tribunal de la medida cautelar de noviembre de 2008.

En la actualidad, con el conocimiento de la totalidad de las constancias, mi conclusión es que el reglamento y las medidas adoptadas por la demandada no han sido suficientes, y que es responsable de ciertas conductas en infracción de los derechos del titular de la marca notoria “Nike” -las reseñadas en los considerandos 9 y 10-. DeRemate.com de Argentina S.A. no puede eximirse de toda responsabilidad en el daño infringido a los derechos de la actora pues no ha tenido un comportamiento puramente pasivo (doctrina de la CJUE, en caso C-324/09 “L’Oréal SA y otros c. eBay International AG y otros”, fallado en Gran Sala el 12 de julio de 2011). Por tanto, mi posición es que debe confirmarse el principio de la responsabilidad de la parte demandada, por los fundamentos expresados en este voto.

12. En atención a que el dictado de la sentencia definitiva pondrá término a la vigencia de la medida cautelar dictada el 13/11/2008 (fs. 830 del expediente n° 980/08), corresponde precisar las siguientes cuestiones:

a.La pretensión de la actora de cese de toda aparición de sus marcas “NIKE” y de toda comercialización de productos identificados con tales marcas en la plataforma de titularidad de la demandada no puede recibir favorable acogimiento, pues se trata de un sistema de comercialización dinámico que incluye transacciones lícitas -por ejemplo, el propietario de un producto de marca legítimo que lo ofrece en venta como usado-. Esta decisión está unida a la obligación de la parte demandada -asumida en el convenio de mayo de 2005, que no fue rescindido por las partes- de utilizar medios tecnológicos para filtrar y eliminar anuncios/ofertas de productos en ostensible violación de los derechos del titular de la marca notoria (por ejemplo, los filtros con los términos “réplica”, “símil Nike”, “no originales Nike”, “iguales o similares a Nike”, y otros que resulten afines).

b. La demandada deberá dar de baja del sitio que administra a los anuncios/ofertas de productos presuntamente en infracción de los derechos de la actora, dentro de las 24 horas de recibir la notificación fehaciente de la aparición de ese anuncio/oferta en infracción;

c. En forma inmediata a tal comunicación de “alerta de infracción”, la demandada deberá comunicar a la actora los datos completos de identificación -en los términos del considerando 4° de la medida cautelar del 13/11/08 (fs. 830 del expediente 980/08)- que DeRemate.com de Argentina S.A. deberá haber registrado al tiempo de la inscripción del usuario/vendedor; en el momento del registro, el internauta que pone un anuncio de marca notoria “Nike” deberá ser informado de que sus datos pueden ser comunicados a la empresa titular de las marcas y que eventualmente podrá ser pasible de sanciones;

d. La demandada deberá cesar en la utilización de términos que incluyan las marcas notorias de la actora en los sistemas de “enlaces patrocinados”, “keywords” o similares que implementan los buscadores en Internet;

e.La obligación de mantener los registros con los datos identificatorios completos de los vendedores/usuarios que ofrezcan productos que usen las marcas “Nike”, deberá mantenerse por tres años a partir de la aparición del anuncio/ofert a.

13. Con respecto a la cuantificación de la reparación del daño, la actora ha demandado el resarcimiento del daño por menoscabo de las utilidades y por el descrédito de la marca notoria.

La pericia contable no permite concluir que se ha producido un menoscabo en las utilidades de Nike International Ltd. En efecto, de la totalidad de ventas, se ha informado que el calzado representa un 70% de las operaciones totales y que el volumen de operaciones ha ascendido sin cesar entre los años 2006 a 2010, hasta casi alcanzar la duplicación (fs. 1543). Probablemente, las conductas de venta de productos apócrifos no tengan relevancia significativa en los resultados económicos de la demandante -muy escasa prueba se ha verificado en este expediente, ver considerando 9º, apartado ‘a’-, y, en cuanto al gran volumen de las operaciones on line, corresponda a productos legítimos en reventa en segundo uso por sus propietarios (conducta lícita) o en reventa por comerciantes que operan al margen de canales de importación conocidos por la actora (conducta de competencia desleal que el titular de la marca, una vez informado de los datos de tales internautas podrá hacer investigar incluso penalmente). Tal vez estos canales de venta no desplacen a la clientela de las legítimas zapatillas marca Nike. En todo caso, no se ha probado un daño por ganancia dejada de percibir.

No obstante, toda infracción marcaria provoca un daño y los jueces debemos evitar que las dificultades de prueba conduzcan a resultados injustos que favorezcan la impunidad de los infractores. Entiendo que el daño debe ser apreciado en el contexto general del conflicto y con todos sus matices, ejerciendo las facultades contempladas en el art.165, última parte del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

En suma, considero que se ha probado infracción marcaria respecto de ciertos productos falsificados anunciados/ofrecidos por usuarios/vendedores en el sitio on line de la demandada, y se ha probado un daño por descrédito y banalización de la marca de la actora, pues la venta de zapatillas (incluso legítimas) sin sus envoltorios originales afecta la imagen de la marca. Asimismo, se ha probado daño por dilución de marca notoria y uso no autorizado, que violenta la buena fe y la lealtad comercial, concretado por la utilización por parte de la demandada de los términos “zapatillas Nike” o “Nike” en los servicios de “keywords” o “enlaces patrocinados” de los buscadores Google y Yahoo!. El daño guarda relación causal apropiada con las conductas del titular de la plataforma de ventas on line, tal como se ha expuesto precedentemente y justifica un resarcimiento.

Por tanto, propicio que la indemnización fijada en la primera instancia sea elevada a la suma de $ 200.000 a valores actuales.

14. En cuanto a la publicación de la sentencia, la parte actora reclama que se ordene su publicación completa, como sanción ejemplarizante en atención a las conductas de la demandada. Esta última, a su vez, critica la decisión y pide su revocación por considerarla una pretensión excesiva e improcedente.

Ahora bien: sabido es que la publicación de la sentencia procede en los casos en que un litigante ha sido condenado por los ilícitos penales o civiles indicados en el artículo 31 de la ley 22.362. En el presente litigio, la demandada no es la vendedora/falsificadora/infractora directa de las marcas notorias de la actora sino la titular de una plataforma on line donde internautas vendedores o revendedores ofertan y anuncian productos que portan las marcas de la actora, siendo algunas de estas operaciones lícitas y otras ilícitas.Esta sentencia ha hecho responsable a la demandada por conductas ilícitas de terceros, en la medida en que su sitio se involucró de manera activa y no neutra en las operaciones que tales usuarios (vendedores y compradores) conciertan; y también por conductas propias -examinadas en el considerando 10°- que conllevan la dilución de las marcas notorias. El tema es suficientemente novedoso y pleno de matices y, además, se carece de una jurisprudencia firme en el país -e incluso a nivel mundial, dados los distintos enfoques de los tribunales europeos y estadounidenses- todo lo cual me induce a revocar este punto de la sentencia de primera instancia y a rechazar la publicación de la sentencia, por entender que es una sanción improcedente ante la carencia de una legislación específica sobre el tema y en el actual estado de comprensión de los litigios vinculados a las nuevas tecnologías.

Por lo expuesto, propongo al Acuerdo hacer lugar sólo parcialmente a los recursos deducidos y, en consecuencia: a) imponer a DeRemate.com de Argentina S.A. las conductas que se precisan en considerando 12° de este voto; b) condenar a DeRemate.com de Argentina S.A. a abonar a Nike International Ltd. la suma de $ 200.000, con intereses al 6% anual desde el día siguiente al de notificación del traslado de la demanda y hasta los diez días de quedar firme este pronunciamiento; a partir de ese momento, los accesorios se devengarán a la tasa activa que percibe el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones ordinarias de descuento de documentos, hasta el efectivo pago; c) revocar la decisión de primera instancia en cuanto a publicar la parte resolutiva de la sentencia, pretensión de la parte actora que se rechaza en la presente; y d) imponer las costas del litigio en un 90% a cargo de la parte demandada y en el 10% restante a cargo de la parte actora, en ambas instancias y en atención a la existencia de vencimientos recíprocos y a la novedad del conflicto (art.68, segundo párrafo, y 71 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

Los doctores Francisco de las Carreras y Ricardo Víctor Guarinoni adhieren al voto que antecede.

En atención a los términos y conclusiones del Acuerdo precedente, el Tribunal RESUELVE: a) imponer a DeRemate.com de Argentina S.A. las conductas que se precisan en considerando 12° de este voto; b) condenar a DeRemate.com de Argentina S.A. a abonar a Nike International Ltd. la suma de $ 200.000, con intereses al 6% anual desde el día siguiente al de notificación del traslado de la demanda y hasta los diez días de quedar firme este pronunciamiento; a partir de ese momento, los accesorios se devengarán a la tasa activa que percibe el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones ordinarias de descuento de documentos, hasta el efectivo pago; c) revocar la decisión de primera instancia en cuanto a publicar la parte resolutiva de la sentencia, pretensión de la parte actora que se rechaza en la presente; y d) imponer las costas del litigio en un 90% a cargo de la parte demandada y en el 10% restante a cargo de la parte actora, en ambas instancias y en atención a la existencia de vencimientos recíprocos y a la novedad del conflicto (art. 68, segundo párrafo, y 71 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

Por el modo en que se resuelve, se dejan sin efecto las regulaciones de fs. 1787 y vta. (art. 279 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Una vez que se regulen los emolumentos correspondientes a la primera instancia, se procederá como corresponde en Alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvanse los autos.

María Susana Najurieta

Francisco de las Carreras

Ricardo Víctor Guarinoni

Anuncios